Una mascota envuelta en una manta ilustra la entrada "Copago"

Con copago, sin copago y de reembolso son las tres principales modalidades de seguros de salud que se comercializan. Existen diferentes perfiles de asegurados que contratan pólizas médicas debido a que los clientes que contratan este tipo de pólizas son variados. Todos ellos tienen intereses y necesidades diversos. Por este motivo, la mayoría de compañías de seguros adaptan su oferta a ellos.

Las principales variables que influyen son la edad, la situación personal y económica o el estado de salud. Todas ellas son determinantes a la hora de elegir una de las tres principales modalidades de seguros de salud.

En concreto, las pólizas de seguros médicos sin copago facilitan el acceso a los hospitales, clínicas y médicos que forman el cuadro médico. Y lo hacen sin coste sobreañadido al importe del recibo de la póliza contratada. Por su parte, las pólizas de seguros médicos con copago permiten acceder a los mismos servicios. Sin embargo, en este tipo de pólizas,  por cada prestación el asegurado debe pagar una cuota a la aseguradora.

En el caso de los seguros médicos de reembolso, el asegurado puede elegir libremente hospital, clínica y médico. Y en algunos algunos casos en cualquier lugar del mundo. En un primer momento, el asegurado paga de su bolsillo los gastos. Con posterioridad, la aseguradora le reembolsa una parte importante de los gastos realizados. Lo más habitual es que sea entre un 70 y 90% del coste.

¿Qué tipo de copago me interesa más contratar?

En principio los seguros médicos de reembolso están destinados a aquellos que buscan tener acceso a la medicina más exclusiva. O a aquellos otros que por algún motivo deben viajar mucho. El resto de asegurados, lo que deben plantearnos es si les conviene más un seguro médico que tenga copago o uno que no lo tenga.

Para tomar una decisión, lo mejor que podemos hacer es prever la frecuencia con la que vamos a necesitar asistencia médica. Si nuestro perfil es el de un asegurado sano que sólo acudirá al médico de forma excepcional, lo recomendable es un seguro con copago. De esta forma, ahorrará en el pago mensual de la póliza de salud.

Si, por el contrario, la previsión es acudir con frecuencia al médico, lo más recomendable es contratar un seguro médico sin copago.  Las situaciones más habituales por las que se acude a frecuentemente al médico son:

  • Por la edad: bebés, embarazadas  y ancianos son los que más necesidad tienen de ir al médico con frecuencia
  • El estado de salud

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN