Las tres principales funciones que tiene un perito son la investigación, la valoración de daños y realización de la tasación. Tras ello debe formulación de la propuesta de indemnización.

 

La investigación.- Mediante la investigación y análisis de las causas del siniestro, el perito intenta conocer las circunstancias que desentrañaron el siniestro cubierto por el seguro. Esta función es muy importante porque permite prevenir futuros siniestros. También detectar circunstancias que sitúen al siniestro entre las exclusiones de la póliza y detectar también el fraude.

 

Valoración de daños y realización de la tasación.- Es la función más conocida del perito. Consiste en evaluar los costes del siniestro, lo que implica realizar las pertinentes valoraciones del valor del objeto asegurado. También deben valorarse los daños producidos en el mismo en el caso de seguros a daños. Por último, debe hacerse una la evaluación de los daños físicos y psíquicos a las personas en caso de los seguros a las personas. El perito debe hacer esta valoración teniendo en cuenta si la cobertura cubre la totalidad del siniestro. O si, en su lugar, o se tiene aplicar la regla proporcional o la regla de equidad.

 

Formulación de la propuesta de importe de indemnización.- Mediante esta función el perito determina el importe de la indemnización. Debe hacerlo según su leal saber y entender para un siniestro concreto cubierto por una póliza concreta.

 

El tercer perito

Cuando no hay acuerdo con la peritación, asegurado y asegurador, de común acuerdo, podrán designar un tercer perito. Esta circunstancia está regulada en el artículo 38, párrafo 3º y siguientes de la Ley Contrato de Seguro. Si no hubiera acuerdo, la designación la hará el juez de 1ª instancia del lugar en que radiquen los bienes. En este caso, el dictamen se emitirá en el plazo señalado por las partes. En su defecto, en el plazo de 30 días a contar desde la aceptación, por parte del tercer perito, de su nombramiento. El dictamen de los tres peritos (el del asegurador, el del asegurado y el del tercer perito) se emite por unanimidad. Y si no la hubiera por mayoría, siendo vinculante para las partes.

Este dictamen puede ser impugnado por alguna de las partes dentro del plazo de 30 días, en el caso del asegurador, y de 180 en el caso del asegurado. Ambos plazos se computan desde el día de la notificación del dictamen. En el caso de que hubiere impugnación, el asegurador deberá abonar un importe mínimo designado en cada caso. Si por contrario no hubiere, el asegurador deberá abonar el importe de la indemnización en un plazo de cinco días.

Foto que representa la caleidoscópica mirada del perito

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN