El precio de los seguros ha ido evolucionando a lo largo de la época moderna. Y sin embargo los criterios para la evaluación del riesgo permanecieron prácticamente invariables. Ya desde la época medieval el establecimiento de las primas se realizó a partir de la experiencia. A finales del siglo XV, los aseguradores se basaban en ciertos elementos para evaluar y fijar el precio. Estos factores formaron un sistema estructurado que se mantuvo hasta el siglo XVIII. Fue entonces cuando se incorporaron conocimientos matemáticos y estadísticos para realizar el cálculo sobre el que establecer el precio de los seguros con mayor precisión.

Principales factores que determinaban el precio de los seguros

De estos factores utilizados desde el el siglo XV, el más importante para la determinación de la prima era la distancia. Una excepción a esta regla fueron los contratos por un tiempo determinado. En estos últimos era el marco temporal el componente principal que determinaba el precio de los seguros. En general, lo más frecuente era que las primas más altas correspondieran a las distancias más grandes. Esto era tan así que, en el caso de que hubiera modificación de la ruta, afectaba automáticamente al precio de la prima. El tercer elemento que influía en el precio de los seguros era la estación del año. Este tercer factor que tenía mucho más peso en los fletes de la costa atlántica que en la mediterránea. Esto era debido a que este mar estaba menos sujeto a los vaivenes climáticos.

Distancia, tiempo y estación del año

Distancia, tiempo y estación del año eran los tres factores básicos que influían de forma más determinante en la formación del precio de los seguros. Pero a estos tres factores se añadían elementos más específicos en función de la operación que se iba a llevar a término. Además, también se evaluaban los riesgos asociados a la coyuntura histórica del momento.

Entre los elementos específicos relativos a una operación determinada, los principales acostumbraban a ser los relativos al tipo de embarcación, al armamento y a la tripulación. Por ejemplo, en el caso de la embarcación, el tonelaje del buque influía en el precio. Y si el buque tenía capacidad defensiva, la prima era menor. También lo era si el viaje se hacía formando parte de un convoy.

Todos estos factores acababan perfilando el precio de los seguros, estableciéndose una prima única para cada contrato. Aunque, sin duda, otro elemento que explica las fluctuaciones en el precio de los seguros tenían que ver con los estallidos de conflictividad bélica. Los años con los precios más elevados coinciden con años de guerra.

La imagen de un ojo como símbolo de que hay que fijarse bien en el precio de los seguros

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN