Un gota de agua sobre la verde hoja de una planta acompaña al artículo "El valor de reducción"

El valor de reducción viene regulado en el artículo 95 de la Ley de Contrato de Seguro (L.C.S):

Una vez transcurrido el plazo previsto en la póliza, que no podrá ser superior a dos años desde la vigencia del contrato, no se aplicará el párrafo dos del artículo 15 sobre falta de pago de la prima. A partir de dicho plazo, la falta de pago de la prima producirá la reducción del seguro conforme a la tabla de valores inserta en la póliza.

La reducción del seguro se producirá igualmente cuando lo solicite el tomador, una vez transcurrido aquel plazo.

El tomador tiene derecho a la rehabilitación de la póliza, en cualquier momento, antes del fallecimiento del asegurado, debiendo cumplir para ello las condiciones establecidas en la póliza”.

En general, las modalidades de seguro en las que se constituyen provisiones de rescate tienen derecho a reducción. Y también a rescate y anticipo después de transcurridos los dos primeros años. Esto es debido a los derechos que el tomador adquiere sobre la llamada reserva o provisión matemática. El artículo 94 de la Ley del Contrato de Seguro (L.C.S) dispone que en la póliza se regularán los derechos de rescate o reducción. Y, además, el asegurado podrá conocerlos en todo momento.

El valor de reducción

La reducción es una rescisión parcial que modifica el contrato. Mediante esta forma el seguro subsiste por unas prestaciones aseguradas reducidas y sin pago de más primas por parte del tomador del seguro. El valor de reducción teórico se obtiene aplicando la provisión matemática de la póliza. Previamente deben deducirse las comisiones de adquisición que falten por amortizar y otros gastos que deben compensarse. Del resultado se obtiene una nueva prima única de un nuevo seguro de la misma combinación pero con prestaciones reducidas.

El plazo que se establece de dos años es porque para entonces la provisión que conforma el valor de reducción ya es lo suficientemente alta. Se evita así el riesgo de que el impago de la prima no le cause al asegurador el perjuicio de dejar de percibir el ingreso consistente en aquella.

No obstante, aunque el seguro quede reducido, el tomador tiene derecho a su rehabilitación en cualquier momento. Para ello debe cumplir con las condiciones establecidas en la póliza.

Ejemplo

Sería el caso de un seguro de capital diferido en el que el asegurador se hubiera comprometido al pago de un capital de 100.000 euros tras 20 años de pago de primas. Tras diez años, el asegurado deja de pagar la primas. Entonces la nueva prestación del seguro sería el valor de reducción. Esto es, el capital acumulado hasta entonces. A ese capital hay que restar los gastos de adquisición que falten por amortizar y otros gastos que deban compensarse. La fecha de vencimiento es la misma que la del seguro inicial.

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN