Existe infraseguro cuando el capital garantizado en la póliza del seguro es inferior al valor real del objeto asegurado. Como consecuencia, se ha establecido una prima inferior a la que realmente le hubiera correspondido a dicho seguro. El infraseguro se interpreta como que es el propio asegurado quien cubre el aseguramiento de la parte que no ha asegurado en el contrato de seguro. En otras palabras, el asegurado se autoasegura esa parte. Para dar solución a estos casos en los que se da infraseguro, el artículo 30 de la Ley de Contrato de Seguro determina la llamada “regla proporcional”:

                  Si en el momento de la producción del siniestro la suma asegurada es inferior al valor del interés, el asegurador indemnizará el daño causado en la misma proporción en la que aquélla cubre el interés asegurado 

¿Cuándo es aplicable la regla proporcional en caso de infraseguro? Se puede hacer efectiva siempre y cuando las partes, de común acuerdo, no hayan renunciado expresamente a ella. Al aplicar la regla proporcional, la indemnización será el resultado de multiplicar el capital asegurado por el importe de los daños derivados del siniestro. Y el resultado hay que dividirlo por el valor del conjunto de los bienes existentes en el riesgo en el momento del siniestro. Es decir:

Indemnización = (suma asegurada X importe de los daños) / valor efectivo del interés

Tres soluciones al infraseguro

Para dar solución situaciones en las que pueda darse el infraseguro se pueden utilizar las pólizas estimadas, el seguro pleno o el seguro a todo riesgo:

Pólizas estimadas

También se las conoce como de valor convenido. Son aquéllas en las que el asegurador y el asegurado aceptan expresamente en el contrato de seguro como cierto un determinado valor del interés. A este valor se limitarán sus posibles causas de impugnación. Esto viene estipulado en el artículo 28 de la Ley de Contrato de Seguro:

No obstante lo dispuesto en el artículo 26, las partes, de común acuerdo, podrán fijar en la póliza o con posterioridad a la celebración del contrato el valor del interés asegurado que habrá de tenerse en cuenta para el cálculo de la indemnización

Seguro pleno

Son muy semejantes las pólizas estimadas. El seguro pleno contempla que las partes puedan pactar que el valor del interés se cubrirá en su totalidad. El seguro pleno está regulado en el artículo 30 de la Ley de Contrato de Seguro:

                  Si por pacto expreso las partes convienen que la suma asegurada cubra plenamente el valor del interés durante la vigencia del contrato, la póliza deberá contener necesariamente los criterios y el procedimiento para adecuar la suma asegurada y las primas a las oscilaciones del valor de interés

Seguro “a primer riesgo”

Es aquél por el que el asegurador renuncia de antemano a aplicar la regla proporcional. En su lugar se compromete a pagar en caso de siniestro el importe total de los daños. Y lo hará hasta donde alcance el capital garantizado. Con este tipo de seguro, las aseguradoras intentan cubrirse las espaldas por si hubiere fraudes. Para ello diferencian entre los objetos y bienes que están cubiertos a primer riesgo y los que no. Por ejemplo, es habitual que los objetos que tienen un mayor valor, como las joyas, se aseguren a primer valor. Así limita la aseguradora la posible y futura indemnización. Por ejemplo, si una joya que tiene un valor de 30.000 euros, se asegura en primer riesgo a 15.000. Ésta última es la cantidad que se percibirá como indemnización.

ilustración mediante cristales de colores como abstracción del confuso problema que entraña el infraseguro

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN