La nueva ley hipotecaria 1/2013 de 14 de mayo, está vigente desde el 15 de mayo, que fue su fecha de publicación en el Boletín Oficial del Estado. Con ella se introducen novedades destacables en el ámbito de la legislación española referente a hipotecas. Es éste un ámbito legal de gran sensibilidad social en la actualidad. Dada la situación económica del país, suscita grandes debates por su enorme transcendencia sobre la economía de multitud de familias afectadas por ellas. Y los seguros de vida para amortización guardan estrecha relación con ella debido a que se contratan con los bancos para protegerlas.

Una vista panorámica de edificios de una ciudad ilustra el artículo "Nueva ley hipotecaria"

Son muchos los que opinan que esta actualización de la ley hipotecaria anda corta de sensibilidad social. Aunque introduce algunas mejoras,  es vista por amplios sectores como muy condescendiente con los intereses de la banca. Se acusa a esta ley hipotecaria de pasar de puntillas sobre una generalizada mala práctica bancaria. En especial por la alarma social llevada a cabo por muchas entidades financieras del país en los años del boom inmobiliario. Cabe recordar todo el tema de las preferentes o el de la vinculación de seguros a la concesión de hipotecas.

Las novedades que introduce la nueva ley hipotecaria

La primera de las novedades que introduce esta ley hipotecaria es la posibilidad de la suspensión de los desahucios de las familias que se encuentren en una situación de especial riesgo de exclusión. Aunque tiene carácter de inmediatez, es limitada a un plazo dos años. Pero para que dicha suspensión puede llevarse a cabo debe cumplirse un requisito. El título ejecutado debe ser un crédito o préstamo garantizado con hipoteca. Que además debe recaer sobre la única vivienda de esa familia. Es decir, debe tratarse de la única vivienda en propiedad del deudor.

Hay una segunda novedad en esta nueva ley hipotecaria. Se permite al propio juez la posibilidad de evaluar por sí mismo que las cláusulas del contrato de hipoteca sobre la vivienda no sean abusivas. Más específicamente, aquellas cláusulas que hagan referencia a alguno de los siguientes apartados:

a)   Al interés moratorio, es decir, al aplicable por retraso en el pago. No podrá ser mayor que el triple del interés legal del dinero vigente.

b)  Al vencimiento anticipado. Se exige un mínimo de tres cuotas de la hipoteca o una cifra equivalente para instar el procedimiento de desahucio.

La tercera novedad hace referencia a las costas del procedimiento. En el caso de ejecución de la vivienda habitual, las costas exigibles al deudor no podrán ser superiores al 5 por cien de la cantidad reclamada en la demanda ejecutiva.

Por último, en el caso de que se llegue a ejecutar la subasta del inmueble sin que medie postor alguno en ella, el  valor de adjudicación por la entidad bancaria no podrá ser inferior al 70% del valor de la tasación con la que se concedió la hipoteca.

 

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN