La regla de equidad es uno de los tópicos clásicos en el mundo de los seguros. Pero, ¿en qué consiste exactamente? Como es bien sabido, cuando contratamos un seguro contraemos obligaciones. Una de estas obligaciones es la de comunicar a la compañía de seguros todas aquellas circunstancias que pueden influir en la valoración del bien que hemos asegurado. Y, ¿qué pasa si no lo hacemos? Para aquellos casos en los que sobreviene un siniestro sin que no hubiéramos comunicado alguna de estas circunstanciasla ley es clara. En el artículo 10 de la Ley de Contrato de Seguro se preve lo siguiente:

“Si el siniestro sobreviene antes de que el asegurador haga la declaración a la que se refiere el párrafo anterior, la prestación de éste se reducirá proporcionalmente a la diferencia entre la prima convenida y la que se hubiese aplicado de haberse conocido la verdadera entidad del riesgo. Si medió dolo o culpa grave del tomador del seguro quedará el asegurador liberado del pago de la prestación.”

La reducción proporcional a que se refiere este artículo se hace mediante lo que se conoce como “regla de equidad”. Consiste en que la prestación del asegurador se reducirá proporcionalmente. Y la proporción de referencia será la relación que hubiera entre la prima convenida y la que hubiera correspondido de haberse producido una exacta declaración del riesgo. En el caso de que se demostrase que hubo dolo o culpa grave por parte del tomador, el asegurador quedaría liberado del pago de la prestación.

Ejemplo de regla de equidad

Una persona asegura un capital de 100.000 euros a una tasa según el riesgo declarado del 1,50 por mil. Paga por ello una prima de 150 euros. Ocurre un siniestro y en la valoración del mismo se descubre que el tomador no había declarado todas las circunstancias que afectaban al bien declarado. Como consecuencia, la compañía calcula que la tasa real debería haber sido del 3 por mil en lugar de 1,50. Por tanto, la prima que se debería haber pagado hubiera sido el doble de la que se pagó, es decir, de 300 euros.

Para calcular la regla de equidad se aplica la siguiente fórmula:

(tasa pagada x capital asegurado) / tasa real = indemnización

es decir:

(1,50 X 100.000) / 3 = 50.000. Por tanto la indemnización, en lugar de ser 100.000 euros, pasa a ser de 50.000, justo la mitad.

La foto de un par de zapatos de diferente ilustra la desproporción que intenta solucionar la regla de equidad en los casos de infraseguro

 

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN