Una vidriera de colores ilustra el artículo "Requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora"

Además de la correspondiente autorización administrativa, se deben cumplir algunos requisitos. Éstos requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora que deben cumplir las compañías de seguros suelen agruparse en dos grandes bloques. Por un lado los requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora que tienen que ver con la solvencia. Por otro lado el resto de requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora.

Requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora en relación a la solvencia 

a) En relación a las provisiones técnicas

Los requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora que deben cumplir las entidades aseguradoras son las siguientes provisiones:

  • primas no consumidas
  • riesgos en curso
  • seguros de vida
  • participación en beneficios y para extornos
  • prestaciones
  • reserva de estabilización
  • seguro de decesos
  • seguro de enfermedad
  • desviaciones en las operaciones de capitalización por sorteo.

Se fijarán reglamentariamente los métodos y procedimientos para su cálculo así como el importe. Este importe lo tiene que cubrir la entidad aseguradora. Y siempre de acuerdo a hipótesis prudentes. Además, los activos representativos de las provisiones técnicas deberán tener en cuenta los tipos de operaciones que lleva a cabo la aseguradora. De este modo se garantiza la seguridad, el rendimiento, la diversidad y la liquidez de sus inversiones.

Reglamentariamente, estos activos deberán establecerse aptos para las coberturas de provisiones técnicas. También deben establecerse los porcentajes máximos de las mismas que puedan invertirse en cada tipo de activo. Por supuesto además deben fijarse las condiciones que deban reunir dichas inversiones, los criterios de valoración y las normas y límites para el principio de congruencia monetaria. Lo más habitual es que se utilicen activos financieros e inmobiliarios.

b) En relación al margen de solvencia

Uno de los principales requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora es el de disponer en todo momento de un margen de solvencia suficiente respecto al conjunto de sus actividades. Estará constituido por el patrimonio de la entidad aseguradora que esté libre de compromisos previsibles. Eso sí una vez deducidos los elementos inmateriales.

En el caso de que existiesens grupos consolidables, las entidades aseguradoras deberán cumplir otro requisito. El de disponer, en todo momento, de un margen de maniobra formado por el patrimonio consolidado no comprometido. Éste deberá ser suficiente para cubrir la suma de las exigencias legales de solvencia aplicables a cada una de las entidades del grupo.

Además, reglamentariamente, se determinarán la cuantía y los elementos constitutivos del margen de solvencia. Serán exigible a las entidades aseguradoras y a los grupos consolidables de entidades aseguradoras, los requisitos que han de reunir dichos elementos. También los límites aplicables a los mismos. Y se fijará la definición de elementos inmateriales a efectos del margen de solvencia.

c) En relación con el fondo de garantía

Otro requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora deben cumplir las entidades aseguradoras. Cconsiste en constituir un fondo de garantía formado por la tercera parte del margen de solvencia. En ningún caso puede ser inferior a tres millones doscientos mil de euros para las entidades que operen en alguno de los ramos de vida:

  • caución
  • crédito
  • cualquiera de los que cubran el riesgo de responsabilidad civil. Para el resto de ramos, no podrá ser inferior a dos millones doscientos mil euros.

Tampoco podrá ser inferior a tres millones doscientos mil euros e otros casos. Por ejemplo para las entidades que lleven a cabo actividades de reaseguro en las que concurra alguna de las siguientes condiciones:

Condiciones que no deben concurrir
  • Que las primas aceptadas en reaseguro excedan en un 10% sus primas totales.
  • o bien que las primas aceptadas en reaseguro superen 50 millones de euros.
  • Por último, que las provisiones técnicas del reaseguro aceptado superen el 10% de sus provisiones técnicas totales.

Cuando se trate de mutuas con régimen de derrama pasiva o de cooperativas, el fondo de garantía será de tres cuartas partes del exigido para las restantes entidades.

Por otro lado, sólo en el caso de que las citadas entidades no operen en los ramos de:

  • responsabilidad civil
  • crédito y caución

Y que además:

  • No realicen actividad exclusivamente reaseguradora
  • Su importe anual de primas no supere los cinco millones de euros durante tres años consecutivos

En estos casos, el fondo de garantía no podrá ser inferior a 800. 000 euros si operan en el ramo de vida. De 200.000 si operan en los ramos de otros daños a los bienes, defensa jurídica o decesos.Y, por último, de 300.000 euros si operan en los restantes. Sin embargo, si superan el importe de cinco millones de euros de primas anuales durante tres años consecutivos, el fondo de garantía deberá ser de tres cuartas partes del exigido para el resto de entidades.

Por último, estarán exentas del mínimo de fondo de garantía las mutuas con régimen de derrama pasiva que no operen en los ramos de:

  • vida
  • responsabilidad civil
  • crédito o caución

Y que tampoco realicen actividad exclusivamente reaseguradora y su importe anual de primas o cuotas no exceda de 750.000 euros.

 d) En relación a la limitación de distribución de excedentes y de actividades

Otro requisito mas para el ejercicio de la actividad aseguradora que deben cumplir las entidades aseguradoras. Se trata de que los beneficios y excedentes de los tres primeros ejercicios además del inicial, si no fuera un ejercicio completo. Estos deberán aplicarse íntegramente a dotación de reserva legal. En el caso de las sociedades anónimas, a reserva con idéntico régimen en las mutuas. Y, en el caso de las cooperativas, a la incorporación obligatoria al capital social.

Por otro lado, las entidades aseguradoras que no cubran totalmente sus provisiones técnicas, no podrán distribuir dividendos o derramas. Tampoco aquellas cuyo margen de solvencia o fondo de garantía no alcance el mínimo legal. En estos casos no podrá ni ampliar su actividad en régimen de derecho de establecimiento o de prestación de servicios, ni tampoco ampliar su red comercial.

 Otros requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora

a) En relación con la contabilidad

Las entidades aseguradoras deberán hacer una formulación de las cuentas de los grupos consolidables. Esta formulñación deberá regirse conforme a sus normas específicas. En su defecto, según el Código de Comercio, el Plan General de Contabilidad y las demás disposiciones de la legislación mercantil en materia contable. Además las entidades aseguradoras que operen simultáneamente en el ramo de vida y en los de enfermedad o accidentes, deberán llevar contabilidad separada de dichos ramos.

 b) En relación a participaciones significativas

Se entiende por participación significativa el hecho de ser titular en una entidad aseguradora, directa o indirectamente, de un porcentaje igual o superior al 10 por ciento del capital social. Obien del fondo mutual o de los derechos de voto. También se considera participación significativa, en los términos acordados reglamentariamente, cualquier otra posibilidad de ejercer una influencia notable en la gestión de la entidad aseguradora de la que se es partícipe.

Todo persona jurídica o física que quiera adquirir o dejar de tener una participación significativa deberá previamente informar a la DGSFP. Deberá hacer constar la cuantía de su participación y los plazos términos y condiciones de su adquisición o enajenación.

Igualmente, todos los propietarios de participaciones significativas que deseen incrementar o disminuir su participación deberán informar previamente a la DGSFP. Pero sólo en los casos de que su incremento o disminución de participación cruce al alza o a la baja los siguientes límites: 20 por ciento, 33 por ciento ó 50 por ciento.

Igual obligación de informar a la DGSFP tienen las entidades aseguradoras sobre las que existan participaciones significativas. Tienen el deber de informar periódicamente, y siempre que les sea requerido. Informarán sobre la identidad de los accionistas o socios con participaciones significativas, su cuantía y las alteraciones producidas en su accionariado.

c) En relación a los estatutos, pólizas y primas

Para el ejercicio de la actividad aseguradora los estatutos de las entidades aseguradoras se ajustarán a lo dispuesto en el Texto Refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de Seguros Privados (TRLOSSP) y sus disposiciones complementarias de desarrollo y, subsidiariamente, a la legislación que les sea aplicable según su naturaleza.

Las pólizas deberán ajustarse a la Ley, también a la L.C.S en la medida que resulte aplicable en virtud de las normas del Derecho Internacional privado según el Título IV de la misma.

Las tarifas de primas deberán ser suficientes, según hipótesis actuariales razonables, para permitir a la entidad aseguradora satisfacer el conjunto de las obligaciones derivadas de los contratos de seguro y, en particular, constituir las provisiones técnicas adecuadas.

Los modelos de pólizas, las tarifas de primas y las bases técnicas no estarán sujetos a autorización administrativa y no deberán ser objeto de remisión sistemática a la DGSFP, pero deberán estar siempre a su disposición en la forma que reglamentariamente se estipule. Además la DGSFP podrá requerir su presentación al objeto de controlar si respetan las disposiciones técnicas y la Ley de Contrato de Seguro (L.C.S.).

d) Los requisitos para el ejercicio de la actividad aseguradora relativos a operaciones societarias

Son los siguientes:

1.- Cesión de cartera

Las entidades aseguradoras españolas podrán ceder entre sí el conjunto, o una parte, de los contratos de seguro que integren la cartera de uno o más ramos en los que operen, excepto las mutuas y cooperativas a prima variable y las mutualidades de previsión social, que sólo podrán adquirir las carteras de entidades de su misma clase. La cesión deberá hacerse según los dispuesto en el artículo 23 del TRLOSSP.

Cuando la cartera que se va a ceder comprenda contratos suscritos en régimen de libre prestación de servicios, se aplicará lo dispuesto en el artículo 50 también del TRLOSSP.

2.- Fusión, Escisión, Transformación y Agrupación de Entidades

Según dispone el artículo 24 del TRLOSSP:

1.- Las mutualidades de previsión social y las mutuas y cooperativas de seguros a prima variable podrán transformarse en mutuas y cooperativas a prima fija. Por su parte, las mutualidades de previsión social y las mutuas y cooperativas a prima fija podrán transformarse en sociedades anónimas de seguros. Cualquier transformación de una entidad aseguradora en una sociedad de tipo distinto a los mencionados, sea o no sea aseguradora, será nula.

2.- Cualesquiera entidades aseguradoras podrán fusionarse en una sociedad anónima de seguros. Las sociedades anónimas de seguros podrán absorber entidades aseguradoras, cualquiera que sea la forma que éstas revistan.

Las mutuas y cooperativas a prima fija podrán fusionarse en sociedades de su misma naturaleza y forma, y únicamente podrán absorber a otras entidades aseguradoras con forma jurídica a la de sociedad anónima de seguros.

Las mutuas de seguros y cooperativas a prima variable y las mutualidades de previsión social podrán fusionarse en sociedades de su misma naturaleza y forma, y únicamente podrán absorber entidades aseguradoras de su misma forma jurídica.

Por lo demás, las entidades aseguradoras no podrán fusionarse con entidades no aseguradoras, ni absorberlas ni ser absorbidas por entidades no aseguradoras.

En todo lo referente a fusiones y absorciones, será de aplicación lo dispuesto en el artículo 23 del TRLOSSP, párrafos a, b, c y d de su apartado 1.

3.- La escisión de entidades aseguradoras estará sujeta a las mismas limitaciones y deberá cumplir idénticos requisitos que la fusión de ellas.

Hay que destacar que en todo lo no regulado por la TRLOSSP, en la medida que no se oponga a ella, se aplicará a la transformación, fusión y escisión de entidades aseguradores la normativa del texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas.

También hay que tener presente que a las entidades aseguradoras les está permitido constituir agrupaciones de interés.

Por último, falta añadir que el Ministerio de Economía y Hacienda podrá autorizar la transformación, fusión y absorción de entidades aseguradoras en supuestos distintos a los previstos en los apartados 1 y 2 del artículo 24 de la TROSSP, así como en las uniones temporales de empresas en las que se integren entidades aseguradoras con otras que no lo sean.

NUESTROS COMPROMISOS

porcpetit

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN