En relación a las sucesiones y donaciones en los seguros de vida, hay que tener muy presente que éstos últimos están sujetos a tributación por sucesión.

Y esto es tan cierto que las aseguradoras exigen un requisito previo al pago de la indemnización. Sólo permiten el cobro de la indemnización de los seguros de vida si previamente se justifica que se ha realizado el pago del Impuesto de Sucesiones. Eso sí, no se exige el pago de la totalidad de la auto-liquidación. Bastará con, al menos, demostrar la auto-liquidación del tributo en lo referente a los seguros de vida que deban liquidarse.

Como su nombre indica, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un tipo específico de tributo. Se aplica exclusivamente sobre la transmisión de bienes y/o derechos entre personas físicas. Esto quiere decir que las personas jurídicas no están sometidas a él.

Los seguros de vida son uno de los supuestos de aplicación del impuesto de sucesiones y donaciones. En concreto, están sujetos a liquidar este impuesto los siguientes actos jurídicos:

  • La adquisición de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio
  • La adquisición de bienes y derechos por donación o cualquier otro negocio jurídico a título gratuito y entre personas vivas
  • La percepción de cantidades por los beneficiarios de contratos de seguros de vida. Eso sí, sólo en el caso de que el contratante sea persona distinta de la persona beneficiaria.

¿Cómo debe liquidarse el impuesto de sucesiones y donaciones en los seguros de vida?

El último punto del párrafo anterior establece claramente que los seguros de vida están obligados a liquidar el impuesto de sucesiones y donaciones. Eso sí, sólo los seguros de vida en los que el tomador del seguro y el beneficiario sean distintas personas físicas.

En concreto, deberán tributar por la percepción de cantidades los beneficiarios de contratos de seguros sobre la vida como consecuencia de la defunción de la persona asegurada. En otras palabras, la base imponible será el importe que perciba la persona beneficiaria. Este importe se debe sumar al resto de los bienes y derechos de la herencia que corresponda al beneficiario.

En concreto, cada persona tiene que incluir el importe total de seguros pecibidos en el apartado “base imponible real”. Debe hacerse en la casilla 3 del modelo 650 de la Agencia Tributaria.

El impuesto de sucesiones y donaciones en los seguros de vida: un impuesto que va por barrios

Es cierto que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en los seguros de vida está legislado mediante una ley de ámbito territorial estatal. Sin embargo, su recaudación es una competencia transferida a cada una de las Comunidades Autónomas de nuestro país.

A esto hay que añadir que cada Comunidad Autónoma tiene su propio margen de gestión en lo referente a su regulación. Tanto en lo referente a las reducciones en la base imponible del impuesto como a los tipos de aplicación. Todo ello se traduce en grandes diferencias entre las diferentes regiones del país. Por tanto, en función de la Comunidad Autónoma donde se liquide el impuesto, será éste más o menos gravoso. La excepción son Extramadura y Cataluña, en las que se mantiene la cuota que establece la legislación estatal. Pero en el resto hay diversidad de reducciones. Las mayores reducciones se dan en Madrid, Galicia, Asturias, Murcia, La Rioja, Cantabria, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

NUESTROS COMPROMISOS

Impuesto de sucesiones y donaciones en los seguros de vida

AYUDARTE A AHORRAR
MEDIANTE NUESTRAS OFERTAS EXCLUSIVAS

talkpetit

ATENCIÓN PERSONAL
PARA ACONSEJARTE LA MEJOR OPCIÓN

defensapetit

APOYARTE Y DEFENDERTE
ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA CONTRATACIÓN